dimecres, 15 de febrer de 2012

La reivindicació d'un "Banc de València" en 1857

Un trist destí per al poder financer valencià

Comentava l'altre dia l'economista Aurelio Martínez que: todas las comunidades, al menos en un primer momento, han conseguido salvar sus sistemas financieros, salvo la valenciana. Por algo será. I, perduts el Banc de València, Bancaixa i la CAM, també explicava les conseqüències de la desfeta del nostre sistema financer: lo que me decía el otro día un empresario: para un préstamo de 12.000 euros ahora tenía que tener la autorización de Madrid. Además, las comunidades que pierden a sus empresas importantes están perdiendo capital humano que será irrecuperable. Desaparece un segmento de alto valor añadido. La sociedad se habrá empobrecido y Valencia, en ese contexto, tendrá una oferta más reducida que otras comunidades en el segmento más cualificado. Quasi res, porta el paperet. I és que en un tres i no res s'ha llançat a perdre una de les claus nuclears del creixement socioeconòmic valencià del segle XX.

No debades, l'aspiració a tindre un poder financer valencià ve de lluny, de molt lluny. Es pot comprovar, per exemple, a les planes de la revista "El pensamiento de Valencia", el mitjà d'expressió del carlisme neocatolicista i reaccionari encapçalat per Antoni Aparisi i Guijarro. En concret, en 1857 el Govern Central autoritzà al Banc d'Espanya a obrir una sucursal a València, menyspreant les peticions dels burgesos valencians, que demanaven autorització per a establir un banc propi, amb diners i interessos valencians, segons havien fet altres ciutats com Barcelona, Bilbao o Saragossa. Així es comentava la qüestió a "El pensamiento de Valencia" quan encara no es coneixia la resolució de l'afer: Ha vuelto a agitarse en esta capital la cuestión del Banco. Creemos interpretar el pensamiento de Valencia si decimos que la fundación es una necesidad reconocida por todos, y el que sean valencianos sus fundadores, un deseo. Però, una vegada coneguda la decisió del govern espanyol, la reacció no es féu esperar, primer en boca del mateix Aparisi i Guijarro, en defensa de la seua "pàtria valenciana":
Acabamos de saber, que, según anuncia el telégrafo, la cuestión del Banco se ha resuelto en favor del de España. [...] Sentimos que el Banco de España se moleste en venir á Valencia; creíamos nosotros que los valencianos se bastaban y sobraban para establecer un Banco, para fomentar sus intereses, para "cuidar de su casa". Por lo visto no sirven para esto; valen sin duda mas los catalanes, los bilbaínos, los zaragozanos, etc. Nos dá el corazón, que esta cuestión que parece resuelta, volverá á suscitarse. Entonces y siempre, hijos de Valencia, defenderemos los intereses y la dignidad de esta amada patria.

Posteriorment fou Miquel Vicente Almazán qui escrigué un article titulat "El Banco de Valencia" en què afirmava que, tot i estimar a Espanya, estimamos mas si cabe á Valencia, y por lo mismo nos interesaremos privilegiadamente en su prosperidad. Així, afirmava que entre las varias mejoras que se proyectan en nuestro país [el valencià], la mas interesante, la mas popular, es sin disputa la de un Banco de emisión y descuento. No debades, la seua creació era una necesidad que sienten, proclaman, y desean ver todos cuanto antes satisfecha. Per això trobava inaudita la decisió del govern espanyol i l'atribuïa al centralisme irracional que el guiava: ¿por qué causa, pues, se desoyó la pretensión de los comerciantes de Valencia? No acertamos á esplicarla. Solo en un pais donde la centralización administrativa se haya absurdamente exagerada, pudiera acontecer que el gobierno presentase obstáculos á la egecucion de útiles proyectos que nada cuestan al Estado. Alhora, eixa mateixa centralització es transformava en una injusta distribució de les aportacions fiscals, que perjudicava els valencians:
Solo en un pais donde todo ande trastornado, pudiera acontecer que se impusiesen contribuciones á una provincia considerándola de primera clase, al propio tiempo que se le negaran los medios de acrecentar su prosperidad, medios que, á otros que pagan menos, se concedieron. ¿Nos encontraríamos en tan triste situación los valencianos? 
D'una altra banda, Vicente Almazán justificava la plena necessitat d'un banc propi, ja que: no es posible ir adelante sin uno ó mas establecimientos de crédito, porque, sin ellos, el comercio, la industria, la misma agricultura habían de estacionarse necesariamente. Ésto lo ven con toda claridad los valencianos, y de aquí ese clamoreo, ese continuo repetir la palabra Banco. A més a més: un comerciante de Valencia, con las mismas necesidades de crédito que los de otras provincias donde hay Banco, no encuentra medios para llenarlas... tiene, hablando con propiedad, que mendigar los ausilios parciales del favor ó de la usura. Però una sucursal del Banc d'Espanya no serviria per a omplir eixe buit, ja que hi havia dos qüestions clau. En primer lloc: el de España vendrá á establecer sucursal en Valencia; pero ¿satisfará las necesidades del pais [valencià]? I, en segon lloc: ¿consentirían los valencianos que estraños se aprovecháran de las utilidades á que piensan ellos, y no sin razón, tener mejor derecho, y tratándose ademas de operaciones en las cuales pueden garantirse mútuamente y á su satisfacción?

La resposta a la segona pregunta era clara: No: desde luego anunciamos que, si no consiguen establecer Banco propio, que si se establece en Valencia sucursal del de España, es posible, diremos mas, casi cierto, que se formará una sociedad de crédito, y en lucha con ella, no podrá subsistir el sucursal por largo tiempo. És a dir, que es plantejava la "guerra" al Banc d'Espanya: si s'establia a València impedint la creació d'un banc autòcton, els valencians fundarien una societat de crèdit pròpia -que sí que estaven permeses- bo i amenaçant el futur de la sucursal provinent de Madrid. La voluntat de tindre un poder financer valencià era ben clara: No hay que dudarlo; Valencia prospera, necesita un Banco y lo quiere suyo, fundado y sostenido por sus propios capitales. ¿Será posible que se desatienda tan natural y justa petición? ¿Será posible que quede desairada en este asunto la opinión pública, el deseo general de Valencia?

Doncs així va ser i en 1858 s'establí la sucursal del Banc d'Espanya a València, ignorant les peticions de la societat valenciana, davant la qual cosa, com advertien des de "El pensamiento de Valencia", es creà la Societat de Crèdit Valencià. Aquell va ser un dels primers antecedents d'un sistema financer autòcton, encara que el Banc de València pròpiament dit no es fundaria fins a 1900 (i passaria a ser de capital valencià en 1927). Com veieu, però, la cosa no ha canviat tant pel que fa al termes del debat. Ara, però, hi ha hagut un canvi important: han sigut les mateixes classes dirigents valencianes les que, amb la seua curtesa de mires, han donat per bo les molletes que els donaven des de Madrid i han malbaratat el poder autonòmic que per fi hem tingut. O recuperem l'esperit reivindicatiu que històricament ha tingut una part important de la dreta valenciana o continuarem de mal en pitjor. Per acabar, només recordaré les paraules amb les quals el reaccionari Miquel Vicente Almazán finalitzava en 1857 el seu article sobre el Banc de València: Somos valencianos, amamos á nuestro pais; ¿cómo fuera posible que no alentásemos á los que por su bien se interesan? 

Cap comentari: