dijous, 26 de juliol de 2007

El silenci i la memòria

Les coses a comentar són massa per al poc de temps que dispose, així que encara hui faré referència a dos articles de l'edició d'El País del diumenge passat. D'una banda, el reportatge de Jesús Gutiérrez per a El País Semanal, "El silencio de Hernani", i, d'altra banda, la columna d'opinió de Josep Ramoneda per El País Domingo, "Los avatares de la memoria".

El primer, malgrat donar informació valuosa i necessària per fer-te'n una idea de la vida del municipi d'Hernani, el més gran (18.800 habitants) del País Basc en què governa l'esquerra abertzale (ANV, amb un 47% dels vots), així com de la manca de democràcia evident per a una part de la societat hernaniarra ocasionada pel clima polític i social proetarra, té passatges, al meu parer, repulsius, manipuladors i que únicament reprodueixen l'odi contra la ideologia abertzale, cosa especialment greu per l'enorme difusió del dominical d'El País. El to és constantment agressiu:

Las pintadas que ensucian las paredes del frontón de Hernani
[si foren un altre tipus de pintades "serien un crit de llibertat", no embrutarien]... último bastión de la pureza nacionalista [qui ha parlat de puresa? per què lliga basquisme abertzale a termes relacionats amb el racisme?]... ¿Por qué la mayoría de sus votos siguen siendo para los violentos? [ANV=ETA seguint l'axioma encetat pel PP]... la sobreadaptación de los hijos de los inmigrantes al hábitat vasco (lo guay era ser de Jarrai) [simplisme al màxim]... Y si la abuela no se podía mover, se la llevaba en volandas hasta la urna [d'això en sabem prou al País Valencià per part del PP, incloent immigrants, censos unflats, etc.]... Un movimiento en principio político que se haría poco a poco con el control, vía opa hostil, de cualquier nueva iniciativa social, musical o juvenil que surgiera en el horizonte del pueblo [via opa hostil? a mi també em sembla que el PP ho controle tot al País Valencià, però reconec, encara que em fota, que, poc ça poc lla, és el que la majoria de la gent vol, ¿no serà que a Hernani passa el mateix?]... Demasiada gente miró para otro lado en Hernani cuando en una suerte de noche de los cristales rotos (como con la que se inició en 1938 el exterminio de los judíos en la Alemania nazi) se comenzó a perseguir a los concejales populares, socialistas y en menor medida nacionalistas; se asaltaron sus negocios y se les intentó linchar [tota la raó en denunciar de forma indignada la persecució política i els assassinats d'una banda de criminals amb suport social, però comparar això amb el nazisme i "l'extermini de jueus"?]... Hernani es agradable si te olvidas dónde estás [?]... Los jóvenes pasean consignas políticas en sus camisetas. Y el rock radikal atruena muy de mañana. Estamos en un parque temático de la izquierda abertzale que se extiende a lo largo y ancho del casco viejo [per favor!]... la entrevista [amb la regidora del PP perseguida] transcurre en el banco de un triste parquecito que apesta al vino rancio de la fiesta de la noche anterior... La violencia ha perdido músculo tras las treguas de ETA. Y por la ilegalización de una larga lista de organizaciones ligadas al universo etarra que tenía colonizado el pueblo... tres de los mejores aizkolaris de la provincia, Ángel Arróspide, Donato Larretxea y Arria V, se batían en el frontón cortando troncos. El presentador animaba en euskera. Ni una palabra en castellano [mare meua!]... No calen més comentaris.


El segon article, el de Josep Ramoneda, afortunadament, fa reflexions prou més positives i encertades, que afecten parcialment a la tasca dels historiadors (sobretot després d'haver rebut per correu electrònic cert muntatge nefast sobre els musulmans i Jaume I, que oportunament va retirar en Magí del seu blog). Veritats com a gratacels, tant a nivell espanyol: En la izquierda sería lógico que se produjera un debate de fondo, porque la recuperación de la memoria democrática no significa mitificar los escasos y precarios momentos democráticos de la historia de España. Pero algunos, siempre temerosos ante el griterío de la derecha, acusan a Zapatero de imprudente por introducir un factor de división. No sólo es legítimo echar una mirada al pasado con las lentes de una democracia consolidada, hecho insólito en la historia de España, sino que es una obligación si se quiere asentar en este país la cultura democrática que nunca tuvo. El miedo a decir las cosas por su propio nombre podía justificarse en los imprevisibles días del inicio de la transición, pero con la democracia consolidada sólo puede servir para que ésta cristalice en un nivel bajo de calidad. En el fondo es lo que buscan los que piensan que democracia es un día de elecciones y cuatro años para que el Gobierno haga lo que le dé la gana.

Com a nivell de les relacions de les nacions hispàniques amb d'altres (llatinoamericanes o de terres de l'Islam): En su afán de recuperación de la memoria [...] ¿qué puede hacer España en las conmemoraciones del bicentenario de la independencia de este [Mèxic] y otros países de Latinoamérica? [...] Limpiar las relaciones entre España y Latinoamérica de la verborrea de la hispanidad sería un buen servicio. Lo que puede hacer España -y en ello coincidían algunos de los intelectuales interrogados- es reconocer las atrocidades cometidas, exigiendo a los demás que también reconozcan las suyas por elemental principio de reconocimiento mutuo; revalorizar las aportaciones positivas (las dadas y las recibidas), y pensar en el futuro [sobretot açò].

Cap comentari: