diumenge, 7 de maig de 2006

"Castilla y España" (I)

A continuació transcric uns extractes d'un llibre titulat "Castilla y España", que arreplega una sèrie de conferències d'historiadors i filòsfos castellans. Podem veure que els mites de la "reconquesta" i la "unitat nacional" dels reis catòlics continuen ben vius entre els els historiadors de l'Acadèmia castellana encara en l'any 2000 (la veritat és que el mite de la "reconquesta", però des d'una perspectiva catalanista heretada dels historiadors del XIX i de Ferran Soldevila, també continua viva entre certs sectors de la historiografia catalanista). Sembla mentida. Tot plegat, un desgavell.

Julián Marías (1914-2005), “Castilla ante la génesis de España y su puesto actual":

Cuando se produce la invasión árabe, o mejor dicho, islámica, porque eran bereberes, más que árabes, los invasores, se dio un fenómeno llamado la: “Pérdida de España, la “España Perdida”, y es curioso, porque hubo una conciencia de que aquello era inaceptable [...] de inmediato empezó el esfuerzo por recuperar esta “España perdida”, la voluntad de que fuera una realidad cristiana, lo que quería decir europea, occidental, y entonces, se produce la Reconquista, que era la Reconquista de España, la Reconquista de la “España Perdida”
Hacia 1450 […] estaban divididos, había descomposición, había corrupción, había disensiones internas en Castilla, y en Aragón no digamos […] En Aragón había una oposición vivísima de los catalanes al rey […] no se recuerda, que , en al año 1462, todavía lejos de la unidad nacional, los diputados catalanes ofrecieron la corona del principado a Enrique IV de Castilla, diciéndole: “para que sea hecha perpetua unión entre este principado y Castilla”. Se lo ofrecieron con lágrimas en los ojos.
Se conservaron las dos coronas. Se mantuvo la persistencia de Aragón y Castilla dentro de la nación española recién constituida [...] Ahora circula la idea, inexacta, de que Castilla castellanizó la periferia. Yo creo que es un error. Yo creo que Castilla se hizo España, es decir, Castilla se españolizó. Se vio como parte de España, se interpretó como una fracción, como un elemento positivo, importante, por supuesto; en cierto modo conductor de ese proyecto nuevo, de ese proyecto nacional que estaba alboreando en el último cuarto del siglo XV
No había solución castellana ni aragonesa. España fue la solución nacional, la solución española de los problemas castellanos y aragoneses. Y supuso, fundamentalmente, la recuperación de la moral. No tanto de la moralidad –de la moralidad también-, sino de la moral, de la tensión, de la esperanza [ja que] eran unos reyes que no cumplían con el deber de seguir la reconquista [...] y sin embargo desde que se produjo la unión de Castilla y Aragón, España, como tal España, acometió la labor de acabar la Reconquista

[Amb la conquesta de Granada] España había creado una forma política y social nueva, que era la nación, una estructura nueva que no había existido antes. Nunca había existido antes. Ustedes saben que ahora hay ciertas porciones españolas que se llaman naciones, o hablan de que en el pasado habían sido naciones. No lo han sido nunca. Castilla tampoco, Castilla era un reino, no una nación.

Piensen ustedes –a mi me hace mucha gracia-, en cómo algunas regiones españolas se llaman ahora “comunidades históricas”. Entre ellas no están Castilla ni Aragón. [...] La nación española se creó, la primera nación propiamente tal, hacia 1480

Todo nacionalismo es provincianismo, cuando no aldeanismo
Julián Marías, pare de Javier Marías, és un home que sempre deia que ell no era espanyolsta sinó espanyol...
I continuaré amb més fragments un altre dia.

2 comentaris:

Oscar ha dit...

No ens hauria de fer reflexionar com els historiadors espanyolistes i els catalanistes fan una interpretació de la història en benefici de les seues idees i els historiadors valencianistes sembla que preferixen la "professionalitat"? No és que això siga roïn, ni que ara tingam que assumir plantejaments acientífics, però tal volta deuriem aprendre més d'aquells que tenen la paella pel mànec i interpretar la nostra història també en clau nacional valenciana.

Vent d Cabylia ha dit...

Em sembla intolerable el que estàs dient. Crec que es pot fer història nacionalista, que al cap i a la fi vol dir posar la "nació" com a objecte d'estudi (amb les seues diferents formes "prenacionals"), sense ajustar la història al projecte nacionalista. A partir de l'estudi dels processos de construcció de les identitats col·lectives al llarg de la història es pot fer un balanç i un projecte per tal de presentar un projecte nacionalista, però d'ací a tindre un projecte nacionalista en el qual es va encabint la interpretació històrica em sembla de deshonrats.
A Catalunya també hi ha historiadors honestos que fan història dels sentiments "nacionals" sense l'acriticisme absolut d'altres catalanistes; per exemple: Xavier Torres o Josep Maria Fradera.